Aprendiendo a orar

Vosotros, pues, orad así... Mateo 6.9

La oración del “Padre Nuestro” es más que una oración que la debemos orar cuando nos reunimos como iglesia a los domingos. Se trata de un modelo establecido por Cristo para enseñarnos a orar con los criterios del reino de Dios. Además, esta oración de Cristo, como modelos, no solo nos guía en cómo orar correctamente a Dios, sino que también nos previne de orar como los judíos de su tiempo que al orar buscaban la admiración y aprobación de los demás, y creían que por mucho hablar serían atendidos por Dios (6.5-8).

Al leer en el evangelio las palabras “vosotros, pues, orad así” ya nos damos cuenta de que la oración tiene para Cristo un lugar especial en la espiritualidad cristiana. Él se preocupa en que sepamos los fundamentos que rigen la oración a Dios y en que conozcamos los elementos que cimientan la oración propiamente dicha. Por eso nos enseña como orar.

Por tanto, al entrar en el texto mismo de la oración del Señor, buscaremos comprender cada una de sus partes y podremos ver como cada parte está vinculada a las demás formando así una oración completa, que nos enseña a orar con sumisión a Dios, con reconocimiento de su majestuosidad y con sabiduría al pedir. Así siendo, seguiremos en los próximos estudios tratando de cada parte del Padre Nuestro.