Dios es Amor

El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor 1 Jn 4.8

Dios nos ama a todos y por eso ha enviado a su hijo Jesucristo a morir en nuestro lugar. De esa forma recibimos el verdadero amor de Dios y como respuesta demostramos nuestro amor y gratitud a él amando los unos a los otros. Vivir este amor es, por lo tanto, una de las experiencia más esperadas y deseadas por todos los cristianos, puesto que establece el vinculo entre Dios y nosotros.

Pero, dice el apóstol, que hay los que no aman… No pueden conocer a Dios estas personas, porque Dios es amor. Juan, entonces, nos hace entrar en el ser de Dios para que lo podamos conocer un poco más y a nuestra propia fe también. ¿Quién es Dios? La respuesta viene del texto: "Dios es amor".

Al intentar comprender quien es Dios debemos basarnos en lo que él dice de si mismo y no en nosotros. Por eso el amor que define al ser de Dios es su mismo amor y no el nuestro. Nuestro amor humano siempre tiene sus condiciones y espera se le corresponda de manera digna. Ya el amor de Dios es incondicional y justo, es una donación completa de su ser a nosotros desde la creación hasta la vida eterna. El amor de Dios no es solo un sentimiento bueno y tranquilo hacia a nosotros, sino que se manifiesta de forma históricamente concreta comprometiéndose con una salvación eterna que asume contornos y posiciones transformadores en nuestras vidas presentes.

Si, hay los que no le aman porque no le conocen como el Dios que en si mismo es el puro amor. Pero a todos los que le conocemos Dios nos revela su amor y nos conduce por las sendas del amor. Amar a Dios y amar a los hermanos es parte de nuestra espiritualidad cristina; amar a las personas que todavía no conocen el amor de Dios es parte fundamental de nuestra misión cristiana.

¡Conozcamos más al Dios que en si mismo es amor!