Alegría

Alegría Gálatas 5.22

Además del amor, la alegría también se menciona como una de las cualidades del fruto del Espíritu Santo que tratan de describir los elementos que nos afectan interiormente en cuanto personas en nuestra relación personal con Dios.

Aunque el apóstol Pablo mencione la alegría en diversas de sus cartas, con especial énfasis en Filipenses (4.4), esta palabra solo se menciona en Gálatas una única vez y en relación a uno de los elementos del fruto del Espíritu Santo en nuestras vidas, lo que le da un sentido muy especial dentro de la carta.

La alegría mencionada por Pablo aquí traduce la palabra "gracia" y tiene que ver, por tanto, con la obra de Dios en la vida humana por medio de Jesucristo. Se relaciona con los beneficios recibidos directamente de la redención y con la correspondiente respuesta que le damos a Cristo cuando alcanzados por su gracia redentora. En ese sentido la alegría es una actitud en relación a Dios que expresa nuestra conformidad y confianza en su obra y en sus caminos, aun cuando estos caminos no se pueden ver fácilmente a un principio. Con la alegría de la salvación podemos disfrutamos de un vivir diario al lado de Cristo, confiando plenamente en su obra y en su voluntad. ¡Vivamos bajo esa gracia dada por Cristo!